Túnez, 22 sep (EFE).- Eurodiputados socialistas españoles asisten al congreso que el Global Progressive Forum, en cooperación con el Parlamento Europeo y los partidos políticos locales, celebra entre hoy y mañana en Túnez para analizar la transición política en este país.

Al debate asisten los eurodiputados Elena Valenciano, vicepresidenta del Grupo socialista; Inés Ayala, presidenta de la Delegación para las relaciones con países del Magreb y la Unión del Magreb Árabe; y Enrique Guerrero, copresidente del Global Progressive Forum.

“El diálogo entre todas las fuerzas progresistas tunecinas es más que necesario para hacer frente a los numerosos desafíos socioeconómicos y democráticos a los que se enfrenta el país”, afirmó Valenciano.

“Túnez necesita partidos progresistas fuertes para ofrecer a los y las jóvenes tunecinos de todas las regiones del país oportunidades sostenibles en educación, empleo y futuro, y permitirles participar plenamente en la sociedad”, recalcó.

Representantes de los partidos locales insistieron a Efe, por su parte, en la necesidad de este diálogo progresista, ahora que se percibe un retroceso de los avances y de las libertades logradas por los tunecinos tras la revolución que en 2011 alentó las “primaveras árabes” y descabezó la dictadura.

Además de la renovación continuada de “la ley de emergencia”, restaurada tras los atentados de 2015, el país ha adoptado en los últimos dos años varias leyes que colisionan con el espíritu de libertad, derechos y justicia social que vertebró la conocida como “revolución del Jazmín”.

La última de ellas, la controvertida ley de “reconciliación económica”, aprobada la semana pasada en el Parlamento tunecino con el rechazo de la oposición progresista.

Impulsada por el presidente del país, Beji Caïd Essebsi, jefe del Parlamento en tiempos de la dictadura, y apoyada por el conservador partido islamista “Ennahda”, la ley permite perdonar a todos aquellos funcionarios que se enriquecieron con la corrupción durante la satrapía de Zinedin el Abedin Ben Ali.

Las alarmas sobre el creciente regreso del antiguo régimen se han activado también tras la decisión del primer ministro, Yusef Chahed, de introducir a tres antiguos ministros de Ben Alí en la última remodelación del gobierno, realizada a principios de septiembre.

Decisiones que han criticado con dureza los exprimeros ministros como Mehdi Jomaa o Mohsen Marzouk, que estarán presentes en el foro de este fin de semana, y partidos como el Frente Popular o el Ettakatol, miembro de la internacional socialista.

En este sentido, el objetivo de los socialistas europeos es “apoyar sus intereses por alcanzar algún tipo de acuerdo y reforzar la coordinación entre ellas para fortalecerse así de cara a las elecciones municipales”, explicó, por su parte, Guerrero.

Estos comicios, pendientes desde 2011, volvieron a ser aplazados esta semana, en un nuevo golpe a la transición tunecina, la única que sobrevive de las ahora asfixiadas primaveras árabes.

Además de con los partidos políticos, los eurodiputados también tendrán varios encuentros con representantes de los sindicatos progresistas y de la sociedad civil, con quienes abordarán el acuerdo económico UE-Túnez.

Buscamos “alcanzar una auténtica cooperación entre las dos orillas del Mediterráneo, que redunde en beneficio para la población de ambas regiones”, concluyó Ayala.

El Global Progressive Forum fue creado en 2003 como instrumento para conectar a las distintas fuerzas progresistas del mundo y desarrollar una agenda progresista global. EFE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR