El 2 de mayo de 2017, la consejera de Estado de Myanmar, Aung San Suu Kyi, prometió seguir las recomendaciones de una comisión presidida por Kofi Annan. Esta comisión advertía en su informe final de 23 de agosto de que, a menos que se emprenda pronto una acción concertada —dirigida por el Gobierno y con la ayuda de todos los sectores del Gobierno y de la sociedad—, se corre el riesgo de que vuelva a iniciarse otro ciclo de violencia y radicalización, lo que agravaría aún más la pobreza crónica que afecta al Estado de Rakáin. No obstante, la situación ha empeorado acusadamente y la respuesta de la Unión Europea ha sido, en el mejor de los casos, modesta e insuficiente.

Ante la magnitud de la crisis, Enrique Guerrero preguntó en primer lugar a la Comisión Europea si su Vicepresidenta y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (AR/VP) intensificaría los esfuerzos de la UE por hacer frente a este desastre humano inminente. Asimismo, preguntó también si la AR/VP recordaría a la consejera de Estado de Myanmar, al Gobierno de Myanmar y al comandante en jefe de Myanmar, Min Aung Hlaing, el deber de cumplir su promesa de seguir las recomendaciones de la Comisión Asesora sobre el Estado de Rakáin.

A continuación se adjunta la respuesta que ha emitido la Comisión Europea:

La Unión Europea (UE) ha planteado repetidamente la situación de la minoría rohinyá ante el Gobierno de Myanmar, destacando entre otras cosas su situación de ausencia de Estado y la discriminación persistente que sufren, y ha instado a los dirigentes políticos a detectar y aplicar soluciones duraderas a las cuestiones subyacentes que afectan al Estado de Rakáin.

 El informe final de la Comisión consultiva sobre el Estado de Rakáin, presidida por Kofi Annan, que se publicó el 24 de agosto de 2017[1] y fue ratificado por el Gobierno, plantea algunas recomendaciones clave para hacer frente a la situación con vistas a hallar soluciones sostenibles de paz duradera, estabilidad y prosperidad. La UE mantiene su oferta de apoyo al Gobierno a fin de garantizar la pronta y total aplicación de las recomendaciones.

 La UE observa con gran inquietud los acontecimientos que han tenido lugar en el Estado de Rakáin y en la región con posterioridad a la publicación de este informe. La Alta Representante y Vicepresidenta condenó, en sus declaraciones de los días 6 y 11 de septiembre de 2017[2], los atentados perpetrados por militantes del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán e instó a las autoridades de Myanmar/Birmania a que pongan fin inmediatamente a las operaciones contra los civiles, faciliten el pleno acceso humanitario al Estado de Rakáin, inicien la aplicación de las recomendaciones y permitan el retorno de los refugiados procedentes de Bangladesh.

 En respuesta a esta grave crisis de refugiados, la UE ha ampliado su ayuda humanitaria, con especial atención en Bangladesh, habida cuenta del gran número de nuevos refugiados y la actual imposibilidad de acceso humanitario al norte del Estado de Rakáin. La UE y sus Estados miembros aportan más del 50 % del total de 344 millones de dólares prometidos en la «Conferencia de donantes sobre la crisis de los refugiados rohinyás», celebrada en Ginebra el 23 de octubre de 2017[3] y coorganizada por la UE. La ayuda total a los rohinyás y a sus comunidades de acogida tanto en Bangladesh como en Birmania/Myanmar con cargo al presupuesto de la UE es de más de 51 millones EUR en 2017.

 El comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis visitó a la población rohinyá y sus comunidades de acogida en Myanmar/Birmania (mayo de 2017) y Bangladesh (noviembre de 2017) para expresar sobre el terreno la solidaridad y apoyo de la UE.

 El 16 de octubre de 2017, el Consejo adoptó nuevas Conclusiones relativas a Myanmar/Birmania. Si bien la UE mantendrá su compromiso político constructivo, su ambiciosa agenda de desarrollo y su apoyo a la apertura económica y la reforma en Myanmar/Birmania, la UE también espera que Birmania/Myanmar coopere con la misión de investigación del Consejo de Derechos Humanos y le dé acceso al país. Se han suspendido las invitaciones al comandante en jefe de las fuerzas armadas de Myanmar/Birmania y otros altos mandos militares, y se está revisando toda la cooperación práctica en materia de defensa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR