Madrid, 12 dic (EFE).- El Parlamento Europeo votará el próximo jueves una resolución, que será aprobada previsiblemente por unanimidad, en la que se reclama al Gobierno alemán que reconozca e indemnice a todas las víctimas de la talidomida en la UE que lo puedan acreditar.

Se trata de una resolución impulsada por los grupos del PSOE y PP en el Parlamento Europeo, según ha explicado a Efe la eurodiputada socialista Soledad Cabezón, con el objetivo de “aprovechar este momento”.

El Gobierno alemán va a presentar el próximo mes de enero una enmienda a la ley de la fundación para la talidomida con el objetivo de permitir que los supervivientes que hayan sido designados como tales por los tribunales puedan acceder al Fondo Especial Sanitario de la Fundación alemana Contergán.

Y ahora, ante esta circunstancia, el PE pretende aprovechar esta oportunidad para que las víctimas de España, Reino Unido, Italia, Suecia y otros países sean admitidas en ese régimen.

Por ello en la resolución se insta al Ejecutivo alemán a que reconozca a todas las víctimas, no sólo a las de sus país, que puedan acreditarlo, que tengan una sentencia positiva de un tribunal o que hayan sido reconocidas por los diferentes estados miembros.

Pero además en la resolución se pide también de forma expresa al Gobierno español que revise la legislación de 2010 para “facilitar la correcta identificación y la indemnización de los sobrevivientes de la talidomida”, según señala el texto.

Según Cabezón, esta primera medida normativa que se adoptó en España para el reconocimiento de las víctimas fue, tal y como se ha visto “con el tiempo, bastante restrictiva porque reconocía a pocos afectados”.

Por eso, es necesario, a su juicio, que el Gobierno español reconozca al mayor número de víctimas posibles para que, además, Alemania en la nueva ley también las considere víctimas y las indemnice tras acreditarlo”.

En la resolución se insta a la Comisión Europea (CE) a crear un protocolo marco europeo para que todos los ciudadanos de la UE afectados por la talidomida reciban cantidades similares de compensación, independientemente de qué país procedan.

También insta a la CE a elaborar un programa de asistencia y apoyo para las víctimas y sus familias, y a la empresa Grünenthal a que asuma sus responsabilidades.

La talidomida fue patentada en 1957 por la farmacéutica alemana Grünenthal como tranquilizante, aunque después se utilizó también para combatir las náuseas de las embarazadas.

En Alemania y otros países se retiró en 1961, cuando se descubrió que producía malformaciones en recién nacidos. En España continuó vendiéndose hasta 1962, aunque según afirman los afectados en algunos lugares hasta 1965.

Según la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), provocó malformaciones en más de 20.000 bebés en todo el mundo, unos 3.000 de ellos en España.

La mayoría de los afectados sufrieron focomelia, una anomalía congénita caracterizada por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades, y también neuropatía periférica, una enfermedad que genera debilidad muscular que en muchos casos obliga a la persona vivir en silla de ruedas.

Las víctimas fueron indemnizadas en Alemania en 1971 y también recibieron compensaciones en países como Francia, Japón, Suiza, Australia o Italia.

En España, el Gobierno no reconoció oficialmente la existencia de afectados hasta 2010, cuando aprobó un real decreto de ayudas para una veintena de perjudicados.

Además, a diferencia de Alemania y otros países, en los que las víctimas pactaron con la farmacéutica y perciben pensiones vitalicias a través de la fundación Contergán, en España no se llegó a alcanzar un acuerdo. EFE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR